Probióticos: cómo cuidar tu intestino de forma naturalDicen que el segundo cerebro está en el estómago. Esta sentencia tan firme comienza a tener fundamento científico tras varios estudios realizados. Existe una comunicación directa entre estómago y cerebro. Entonces, cabe preguntarse ¿Somos lo que comemos?. Nuestro estómago tiene más de 100 millones de células y un canal de comunicación directo (el nervio vago) con nuestro cerebro; De modo que, la salud de nuestro sistema digestivo tendrá un impacto directo en nuestro estado emocional.

Tener un intestino sano es importante, podríamos decir que casi vital; y es que, el 80% de nuestro sistema inmunológico se aloja allí y la serotonina (la popularmente llamada hormona de la felicidad) es producida en el intestino. Por tanto, resultaría lógigo prestar atención a nuestras entrañas y a su comunidad microbiana compleja si lo que queremos es disfrutar de un bienestar general. Y es así, como comenzamos a hablar de los probióticos.

¿Qué son los probióticos? Básicamente son bacterias sanas o levaduras que ayudan a reforzar nuestro sistema inmune. Son unos micoorganismos vivos que siguen activos cuando llegan a nuestro colon, se instalan en él y nos aportan diversos beneficios como la mejora del sistema inmunitario o de la flora intestinal. Si los ingerimos en las cantidades precisas nos ayudarán en el proceso de la digestión, y nos aportán grandes beneficios para la salud intestinal.

¿Para qué sirven? Sirven para tener una buena salud del aparato digestivo; Nos ayudan a digerir mejor ciertos alimentos, favorecen la flora intestinal, vaginal, el tránsito y nos ayudan a asimilar mejor el calcio y ciertas vitaminas.

¿Dónde encontrarlos? Los encontraremos en medicamentos, suplementos alimenticios o bien podemos adquirirlos de forma natural a través de ciertos alimentos. En general, los encontraremos en productos con alto contenido en bacterias como el queso, el yogur u otros productos lácteos como la mantequilla.

Como decimos, los yogures tienen una gran cantidad de probióticos pero existen muchos otros alimentos que contienen este tipo de bacterias tan beneficiosas. Si quieres incorporarlas a tu dieta, te enumeramos, a continaución, los alimentos ricos en probióticos.