Los niños no paran. Están llenos de energía, van de aquí para acá, y para recargar las pilas, nada mejor que comer algo a la hora del recreo y la merienda para ello.

Si no quieres que tus hijos se atiborren de galletas y bollos industriales (por lo general llenos de conservantes y grasas saturadas innecesarias) nada mejor que preparar algunos snacks caseros. Estas son algunas ideas, fácilmente transportables y perfectos para llevarlos en el mochila y disfrutar en cualquier pausa. ¡Vamos a ello!