Caramelo y sus variedades. RecetarioHay tantos tipos de caramelos como de persona. En realidad, no hay tantos como debería pero aun así la cantidad es enorme. Desde el toffee a las variedades de caramelo liquido pasando por las de caramelo duro, todos ellos tienen en común un elemento común: el azúcar.

Sean chucherias, golosinas, o simplemente caramelos, estas pequeñas delicias son capaces de transportarnos de nuevo a la infancia con tan solo entrar en contacto con nuestras papilas gustativas.

El toffee es uno de los caramelos más populares internacionalmente. Su textura cremosa y semiblanda así como su sabor dulce los convierten en un pequeño manjar digno de divinidades. No obstante, su dureza variable permite la existencia de toffee bañado o caramelos de toffee, muy duros y destinados a ser chupados. El caramelo liquido es otro de los tipos que existen y uno de los más populares.

En el mundo de la cocina, concretamente, la diferencia entre ambos, el toffee y el caramelo liquido es que al toffee se le añade nata (azúcar + nata). Y el caramelo líquido se elabora mayormente con un sólo ingrediente, el azúcar.
Aunque, hay tipos a los que se le añade agua al azúcar. Como por ejemplo al almibar. Este, se utiliza mucho en repostería para elaborar merengues (suizo, francés e italiano). La gran cantidad de aplicaciones que puede tener lo convierten en un elemento indispensable para cualquier pastelería.

Otros tipos mas modernos, como el chicle, son consumidos masivamente desde los comienzos de la era posmoderna, mientras que los chupachups (caramelo duro con un palo) han sido la elección habitual de los niños cuando se postran ante las vitrinas de cualquier tienda.
Una de las aplicaciones culinarias más célebres del caramelo es añadirlo a todo tipo de flanes, quesillos, cremas catalanas, flambeados o cualquier otra que la imaginación sea capaz de producir. Además, es un elemento habitual en las heladerías, puesto que se añade encima de helados. Su dulzura refinada es perfecta para dar el toque de gracia a los platos preparados con el mayor esmero.

El caramelo no sólo se utiliza para recetas dulces. Sino que puede servir como elemento de una vinagreta para una ensalada o parte de una salsa para carne o pescado.

A continuación os proponemos varias recetas para crear recetas con el caramelo.

Bon appetit!