Petitchef

Ingrediente Sandía

SandíaLa sandía es una fruta originaria de África que actualmente se cultiva en todo el mundo. Posee una pulpa de intenso color rojo y su carne es dulce, jugosa, refrescante y muy rica en sales y agua. Es, por ello, un postre fabuloso para el verano, capaz de quitar la sed, el calor y el apetito con ligereza y dulzura. Suele presentarse en grandes tajadas para morder o cortada en trozos pequeños, libres ya de pepitas. Además de consumirse sola, la sandía es especialmente apetitosa en ensaladas y macedonias, sobre todo acompañada del melón y la piña. Es mejor consumirla bien fresquita, lo que asegura un paladeo regenerador en la boca. En cualquier caso, es un estupenda, dietética y nutritiva merienda para las tardes estivales.

Dónde encontrarlo

Lugares

La sandía se puede encontrar fácilmente en los supermercados, plazas de abastos y fruterías. La sandía es una fruta sabrosa y muy sana, y es muy hidratante gracias a la cantidad de agua que contiene. También contiene licopeno, (una sustancia antioxidante muy beneficiosa para nuestro organismo)

Cómo escogerlo

Seguir unas pautas

Para escoger una sandía en su punto perfecto, hay varios trucos. Uno de ellos es comprobar la mancha que la sandía tiene desde el momento en que la recogen y la apoyan contra el suelo. Esta mancha tiene que ser amarilla cremosa.También ha de sonar hueca al darle pequeños toquecitos. Hay que fijarse en que la sandía no tenga magulladuras, pues comprometen su calidad.

Cómo cocinarlo

Cómo

La sandía, a diferencia de otras frutas, como el melón (que se come con jamón), no suele utilizarse para hacer ningún plato culinario. Esto es debido a que la conservación de la sandía una vez pelada no es tan alta como la de otras frutas. Sin embargo, la sandía se emplea para diferentes postres, zumos, sorbetes y helados.
Para estos sorbetes y helados se recomienda que la sandía esté muy fría, congelándola cuando sea necesario para sacarle el máximo partido al postre.

Cómo conservarlo

Temperaturas adecuadas

Para conservar la sandía, sobre todo en la época estival, es recomendable hacerlo en el frigorífico. Muchas veces, desde su recolección hasta que llegan al punto de venta, no disponen de cámaras frigoríficas y pasan días a elevadas temperaturas. Si mantenemos la sandía a 15ºC, se podrá conservar alrededor de dos semanas. Si la mantenemos a 7-8ºC podrá aguantar tres semanas.

La sandía tiene una gruesa capa que protege la carne de la fruta. Gracias a esta gran capa o corteza, la sandía es capaz de conservarse durante aproximadamente dos semanas a temperatura ambiente, siempre que no supere los 23-24ºC, porque a altas temperaturas comienza a estropearse.
No se recomienda conservar la sandía en el congelador, ya que lo que se consigue es que se congele el agua que tiene dentro y que con esta presión que hace el líquido en estado sólido, rompa la carne de la pieza de fruta. Solamente es recomendable conservarla en el congelador si pensamos utilizarla para algunos de los postres de los que hemos hablado anteriormente.

Meses de temporada

Cuándo comprarlo

La sandía es una fruta que se consume principalmente en primavera y verano, en donde abunda en todos los supermercados y fruterías. Sus meses de máximo consumo son desde mayo hasta septiembre. Sin embargo, se puede afirmar que es una fruta que se puede encontrar en algunos sitios durante todos los meses del año, ya que en invierno se exporta de otros países con climas más cálidos y secos en donde la producción no sufre ningún parón por la climatología.




Puntúa este ingrediente:
Menú del día

Recibir el menú del día:

Pregunta del momento
¿Cuál es para ti el acompañamiento perfecto para la carne?
Voto