20minutos.es

Conejo al romero

Por Cuchiflitos



Hoy, a medio día, he preparado este plato tan nuestro (tendría que decir "ayer" por las horas que son ya...).
Ha sido una de las raras veces que preparo conejo porque a doña Tatiana, la hija de mis "entretelas", no le gusta el conejo (entre otro montón de cosas).
Esta vez ha sido toda una excepción porque, esta vez, se lo regalaron a mi madre.
Cuando ha visto Tatiana que ibamos a comer conejo a empezado a decir que nos ibamos a comer a un hermano de su Luna.
Aclarar que Luna es su supuesta coneja enana y digo supuesta porque casi parece un perro, en cuestión de tamaño.
La excusa le parecía perfecta, pero no se acordaba ya que jamás le ha gustado el conejo así que no le vale esa excusa.
A veces pienso que me libro de tener una vegetariana, en casa, solo porque le gusta mucho eso de "masticar chicha"...
Bueno, el caso es que se ha pasado toda la mañana pululando a mi alrededor romanceando cosas contra el guiso que estaba preparando.
Solo ha permitido probar la salsa y eso gracias a que no sabía que, el hígado, iba en la salsa, triturado.
Y mira tú que casualidad, la salsa le ha gustado...
Como siempre, lo que me suele sobrar, en las comidas, son las salsas, que, no me digais como pero siempre preparo más de la necesaria, aunque esto no supone mucho problema: La congelo y, para otra vez ya tngo una buena salsa para una carne.
El próximo día que prepare pechuga de pollo con toda su insipidez podré apañarla con esta salsica tan rica que ha quedado.
En fín, como sabía que no recordaría la receta la he copiado en word y, ahora, solo tengo que copiarla.
Ahora Ladies and gentlemen.......
Conejo al romero:

Ingredientes:
- Un conejo.
- Dos rodajas de pan frito.
- Ajo, romero en polvo, perejil.
- ½ pastilla de caldo de carne.
- 1 vaso de vino blanco.
- 2 vasos de agua.

Elaboración:
Freir el conejo y reservar, guardando, a parte, el higado. En el aceite del sofrito pochamos el ajo y volvemos a introducir el conejo.
Le añadimos las especias, el caldo de carne, el vino, el agua y el pan frito.
Dejamos cocer un buen rato y sacamos el conejo, excepto el higado. Pasamos la batidora a la salsa que ha quedado y volvemos a introducir el conejo dejando cocer de nuevo un rato.
Es otra receta aragonesa, sencilla y cómoda.
Cuando he visto el conejo, ya frito por mi madre, he tenido que buscar alguna de nuestras recetas, en un pequeño libro de cocina aragonesa que he encontrado, perdido, en un rincon de mi estante especial para gastronomía.
Cada vez me gusta más tirar de las recetas de la tierra... y, de paso, aprendo un montón sobre nuestras costumbres.
De todas formas, a cada bocado que dabamos, mi madre y yo, al plato mirabamos a Luna y le decíamos... "Anda, "cobeja", que nos comemos a tu familia". Tatiana "pretaba" el morrete como una "Biul" o una "Dhal", una de esas muñecas que tienen el "morro preto" y le encantan a esta cría, y ponía "zuño" como de ofendida.
Por si alguien no lo sabe, lo de "cobeja", viene por los libros de Elvira Lindo; la colección de Manolito gafotas.
En uno de los libros les regalan un conejo y ellos, pequeños como son, no saben llamarlo conejo y acaba siendo su "cobejo". Si no los conoceis os recomendo que los leáis porque os vais a partir de risa.
Me he pasado toda la mañana riendome de las historias de este personaje y todo gracias a esas libres uniones de neuronas que me llevan la cabeza a donde les da la gana.
Pues eso, que ha sido una mañana fructífera y entretenida.
¡Que puñeteras podemos llegar a ser!. Jajajajajajaja.
Pochoncicos.

Imprimir esta página
Por Cuchiflitos (Ver su web)






Puntúe esta receta:



Receta similar


Artículos relacionados

Degustando el territorio espanolDegustando el territorio espanolViaje gastronomico por el norte de EspanaViaje gastronomico por el norte de EspanaVuelta al cole: Recuperar la rutina alimentariaVuelta al cole: Recuperar la rutina alimentaria


Conversor de unidades de cocina



Mmm!... o Puag!

Guirlache

Guirlache
puag!
mmm!...

Pregunta del momento

¿Buscas inspiración en Petitchef para cocinar a diario?
Voto